Sunday, February 26, 2006

ONKYO




Corpus Hermeticum tiene una particularidad, su emplazamiento se encuentra en las antipodas, uno de los lugares mas alejados del planeta. Hasta aqui vino John Fahey a grabar su primer directo oficial despues de casi 20 años tocando. La region actualmente cuenta con una escena muy consolidada a nivel de improvisacion, Campbell Kneale con su proyecto como Birchville Cat Motel es la punta de lanza de un movimiento que al igual que en EEUU, Finlandia o Japon, basa sus presupuestos en la tradicion de improvisacion inglesa, mezclandola con las raices del lugar, dotando a cada region de una originalidad muy particular.

AKIYAMA

En Tokio se ha venido desarrollando en estos ultimos 10 años un conglomerado de artistas alrededor de lugares como el Bar Aoyama o el Off Site Cafe que intentan llevar la improvisacion hacia el campo del minimalismo, una corriente que se ha dado en llamar Onkyo y que tambien tiene sus detractores, David Novak en su conferencia Playing Off Site: Silence and Sound in Tokyo's Onkyo Scene intenta marcar una linea entre las composiciones de vanguardia de estos artistas y la vision meramente comercial de un lugar como el Off Site, es una pena que en la pagina de la universidad de Columbia no faciliten la conferencia entera pues podria ser interesante.

Hokou no representa el paradigma de este movimiento, aunque en el disco aparezcan cuatro de sus principales representantes Akiyama, Sugimoto y Nakamura y Yanagama (escondidos tras la mesa de grabacion, lo que no les resta importancia, como bien destaca Dan Warburton estos discos se hacen eco de un lugar de espaciamiento que muy bien es captado en el estudio de grabacion). La inclusion de un cellista como Bo Wiget, curtido mas en el campo de la improvisacion clasica, hace que el uso de la guitarra por parte de Akiyama y Sugimoto sea mas rudo, la forma de tocar de estos nunca se atenua, en gran parte del disco la funcion del cello se hace muy representativa, lo que parece obligar a las guitarras a redifinir su sitio, dandole un sonido a la grabacion que dista mucho de anteriores trabajos de Akiyama. No podria decir que es un gran disco, pues prefiero otras facetas diferentes de Akiyama o Sugimoto juntos, lo que si que creo que representa, es un camino no explorado en exceso en la escena de Onkyo, o por lo menos al que yo no he tenido, hasta ahora, acceso y que podria reportar una nueva mirada a un sonido que no olvida a Morton Feldman, pero al que le encanta Keith Rowe.


SUGIMOTO

1 comment:

jazzsmoke said...

Muy interesante. A Bo Wiget lo conozco de sus discos de Rune Grammofon junto a Luigi Archetti.

¿Sonido Morton Feldman?... chana. A ver si el pajarraco me ayuda a encontrar este disco.